Etiquetas

, , , , , , , , , ,

109999354_large

Un estudio de la Universidad de Minnesota realizado por los investigadores Jathlee Vohs, Joseph Reden y Ryan Rahine demuestra que el desorden del espacio contribuye al desarrollo de las habilidades creadoras. En la primera fase de la investigación se convocó a 34 estudiantes holandeses asignados aleatoriamente a un espacio ordenado o un ambiente desordenado, en habitaciones estructuralmente iguales. Primero tenían que resolver un cuestionario de diez minutos, luego se les daba a elegir entre una manzana o una barrita de chocolate y, finalmente, les consultaban si querían realizar una donación a una organización que regala juguetes y libros a los niños.

En la segunda fase se citaba a 48 estudiantes dispuestos de nuevo en habitaciones ordenadas y desordenadas. Pero esta vez se les pidió que pensaran y listaran al menos diez nuevos usos para pelotas de ping-pong.

Screen-shot-2013-01-23-at-9.36.18-AM

El último experimento congregó a un total de 188 adultos americanos a quien se les pidió que eligieran nuevos componentes para su dieta mediante productos que estaban etiquetados con inscripciones que ponían ‘Clásico’ y ‘Nuevos’.

El primer estudio concluyó que los estudiantes de la habitación ordenada eran propensos a escoger la manzana y donar mayor cantidad de dinero y la investigación afirmó que existe una relación entre orden y disciplina y las elecciones saludables y éticas.

manzana-creativa

El resultado del segundo estudio arrojó a la luz que los estudiantes de las habitaciones desordenadas consiguieron usos más creativos para la pelota de ping-pong.

Y el último estudio denotaban que los adultos en las habitaciones ordenadas eran propensos a elegir los alimentos etiquetados como ‘Clásico’.

Por lo tanto, los experimentos confirmaron la hipótesis planteada al comienzo y sugirieron que “los efectos de orden físico son amplios y tienen mucho matices. Los ambientes desordenados parecen inspirar librarse de la tradición, producir nuevas ideas. Entornos ordenados, por el contrario, fomentan las convenciones dadas y lo seguro”.

Surprise-fosters-creativity

A pesar de este estudio, se presupone que todas las personas somos creativas. La diferencia radica en las distintas maneras y grados de creatividad de cada uno:

Creatividad Mimética: Es la forma más básica de creatividad, que consiste en tomara una ida de un área o disciplina y aplicarla en otra. El cofundador de Apple, Steve Jobs consideraba esta capacidad de moverse a través de los límites para adaptar las ideas como la clave para la creatividad útil: “La creatividad es simplemente conectar cosas. Cuando le preguntas a las personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, simplemente vieron algo. Les pareció obvio después de un tiempo. Eso es porque fueron capaces de conectar experiencias que han tenido y de sintetizar nuevas cosas”.

Creatividad Biosociativa: Con origen en la capacidad que tiene nuestra mente racional de relacionar pensamientos racionales con los intuitivos para producir momentos llamados Eureka. Aunque estos insight o momentos de claridad se suelen obtener a través de la meditación o mindfulness, también se pueden potenciar con la práctica de brainstorming o lluvia de ideas. Por ejemplo, en 1994, cuatro de los directores originales de Pixar, almorzaron en un restaurante e hicieron una lluvia de ideas sobre las películas que querían hacer. A partir de esa reunión informal surgieron las películas: Bichos, Monsters Inc., Buscando a Nemo y WALL-E. Cambiaron la industria del cine lanzando ideas al aire.

La creatividad bisociativa está basada en la dinámica de las tres F de:

  • Fluidez – Es más productivo tener muchas ideas sin pulir que pocas “buenas” ideas porque entre mayor sea la diversidad de ideas, es mayor el rango de posibles soluciones.
  • Flexibilidad – A menudo tenemos la idea “correcta” pero la hemos colocado en el lugar “equivocado”, así que tenemos que moverla por ahí para ver donde se ajusta mejor para cumplir con nuestros desafíos.
  • Flujo – No somos creativos bajo presión. Tenemos que estar tanto estimulados como relajados para extraer la energía necesaria para crear. Las ideas se vuelcan sin problemas cuando comenzamos a disfrutarlo.

creativity1

Creatividad Analógica: Usamos las analogías, término que indica una relación de semejanza entre cosas distintas, para transferir información que creemos que entendemos en un área para ayudarnos a resolver un problema en un tema que desconocemos. Los grandes innovadores, desde Arquímedes con la “bañera”, hasta Einstein montando su “ascensor” de la relatividad, han utilizado analogías para resolver problemas complejos. Las analogías pueden ser utilizadas para alterar el pensamiento habitual con el fin de dar paso a nuevas ideas. Podrías considerar cómo sería el proceso de elaboración de tu estrategias para un proyecto, como si fuera hecho desde el punto de vista de tus hijos, en lugar del de tus clientes o proveedores.

Creatividad Narrativa: Las historias son una compleja mezcla de personajes, acciones, tramas, descripciones y gramática. Cómo contamos la historia puede energizar la anécdota más trivial o apagar la historia más emocionante y cautivadora. Las historias pueden ser fácilmente deconstruidas y reconstruidas para hacer diferentes versiones o nuevos brebajes. Por ejemplo, piensa en un anuncio de coches, cómo cambia el mensaje si describe simplemente el coche o incluye una narrativa que nos hace sentir la emoción de conducir.

civita1

Creatividad IntuitivaAquí es donde la creatividad se vuelve más grande y posiblemente más allá de nuestro alcance, dice Jeff DeGraff. La intuición se trata tanto de recibir ideas como de generarlas. Hay varios métodos para liberar y vaciar la mente – la meditación, el yoga y los cánticos, por nombrar algunos. La idea básica es distraer y relajar la mente para crear un estado de conciencia fluido donde las ideas lleguen fácilmente. Rabindranath Tagore, el primer premio Nobel de Asia, desarrolló algunas prácticas de meditación específicamente para mejorar la creatividad personal, al igual que hizo Rudolf Steiner, el fundador del sistema de educación Waldorf.

Y por supuesto, de todo lo expuesto por el catedrático Jeff DeGraff, nos quedamos con su consejo: “Puede que no seas un Shakespeare, un Rembrandt o un Leonardo, pero siempre puedes trabajar para aumentar tu propia capacidad creativa. Todos estos enfoques están al alcance de tu mano – sólo tienes que seguir intentando cosas nuevas.

Recuerda que una vida creativa significa que la construyes a medida que avanzas”.

CEOS11

Mark Zuckerberg

MARKtwain

Mark Twain

escritorioJOBS

Steve Jobs

desorden-escritorioAlbert Einstein

Anuncios