Etiquetas

, , , ,

events_wtm2013

La recién celebrada Feria Turística de Londres, según las declaraciones de nuestros empresarios turísticos (básicamente hoteleros), fue un éxito.

Parece que se garantiza nuestra actividad turística mediante el “apalancamiento” de contratos para cinco años en los mercados inglés, alemán y nórdico. Nuestros empresarios turísticos están dispuestos a invertir recursos propios en la remodelación de sus establecimientos, así como afrontar nuevas inversiones.

Parecen vislumbrarse síntomas de que capitales extranjeros, incluidos ciertos fondos de inversión, están interesados en invertir en nuestro sector turístico. Sin duda son buenas noticias, siempre y cuando tales augurios se consoliden y no sean sólo pan para hoy y hambre para mañana. Es necesario poner en valor distintos imputs (complejos y transversales) que componen nuestra realidad turística, con el objetivo de posibilitar que nuestra realidad económica sea competitiva, sostenida y sostenible, a medio y largo plazo.

WTM-2013

En referencia a la extensión de los contratos para cinco años. ¿A qué precios?, ¿la posible mejora de precios prima básicamente en los establecimientos hoteleros cuya propiedad o la gestión está en manos de los TTOO? ¿Continuaremos fijando el control de precios en la reducción de los gastos de personal?, ¿seguiremos usando y abusando de los “becarios”, de los contratos a tiempo parcial?, ¿continuaremos externalizando determinados servicios como puede ser la limpieza de las habitaciones, convirtiendo en autónomos a determinadas funciones como pueden ser los conserjes?

Estas prácticas no son meras hipótesis, su aplicación, sin poderse generalizar, están ganando terreno. Pero hay más, la existencia de tales prácticas es también un error empresarial, a medio plazo. Nos llenamos la boca asegurando que debemos garantizar unos servicios de calidad, exigimos a los trabajadores profesionalidad, ¿cómo pueden garantizarse la calidad y la profesionalidad, con contrataciones no sólo temporales sino también precarias?

60972-640x360-tech_ns

Para concluir, una breve reflexión sobre las inversiones en transformación de un producto o la creación de uno nuevo. Hay proyectos creíbles de empresarios turísticos que arriesgan sus propios recursos, aunque en algunos casos deban complementarse con créditos y la posible participación de capital externo.

Pero también van apareciendo capitales y fondos de inversión de carácter especulativo, que manifiestan su interés en invertir porque nuestro negocio turístico es hoy por hoy rentable, y además se puede comprar a precio barato (porque nos guste o no, se ha producido una devaluación real de nuestras instalaciones). Haberlos haylos, con intermediarios incluidos y con proyectos concretos. Sin olvidar que la “seguridad jurídica” de tal tipo de inversores se basa en que el proyecto que presentan se declare de “interés”. ¿Cuál es el problema? Tales capitales no tienen vocación de permanencia, cuando surge otra posibilidad más rentable a corto plazo, tales capitales y/fondos se reubican fácil y rápidamente.

Estas reflexiones, por su complejidad, las he conversado y debatido previamente con empresarios turísticos (no sólo hoteleros), con algunos analistas de entidades financieras, con profesionales, con economistas, y con algunos trabajadores a pie de tajo…

Lo escrito no reproduce todas y cada una de sus opiniones, pero les garantizo que reflejan la inmensa mayoría de temas coincidentes y comunes.

Fuente: Antoni Tarabini, Diario de Mallorca

9cb67ffb59554ab1dabb65bcb370ddd9_photo_640x900

Anuncios